Twitter

La casa ecológica del futuro ahorrará un 80% de energía


La casa ecológica del futuro, construida con techos y placas solares y muros Trombe, ahorrará un 80 por ciento de agua y de energía eléctrica, con lo que contribuirá a aminorar su impacto en el medio ambiente, aseguró en una entrevista con Efe el arquitecto ecológico Iñaki Urquía.

Este ecoarquitecto navarro, que participa en los XI Encuentros Solares que se celebrarán hasta mañana en el Parque de las Ciencias de Granada, señaló que en algunas zonas del Norte de España ya se han empezado a construir las primeras urbanizaciones ecológicas, 'aunque para que lleguen a todas las ciudades harán falta treinta o cuarenta años más', precisó.

'No hacen falta más que unos sencillos y eficaces artificios creados hace décadas, pero en la actualidad están eclipsados por el auge del petróleo', criticó Urquía, quien pronunció en Granada una conferencia sobre el muro Trombe, en su opinión uno de los elementos para ahorrar energía 'que hay que rescatar de las sombras para el bien del planeta'.

El muro Trombe -llamado así en honor a su diseñador, el ingeniero Félix Trombe- consiste en una pared pintada de negro para absorber mejor la radiación solar que tiene delante un vidrio, de manera que los rayos de luz que chocan contra el muro generan calor que el cristal impide escapar y que ingresa a la casa por una abertura superior.

'Es efectivo si se aprovecha al máximo la radiación solar armándolo sobre muros orientados hacia el sur en el hemisferio norte, y hacia el norte en el hemisferio sur', precisó el ecoarquitecto, quien explicó que los materiales con los que se puede construir el muro pueden ser 'elementos tan básicos' como hormigón, piedra o tierra.

Durante el día la radiación solar atraviesa el vidrio y se transforma en energía térmica, con lo que la superficie exterior del muro alcanza los 65 grados, mientras que durante la noche las aberturas se cierran para evitar pérdidas de calor, con lo que se consigue 'una reducción de emisión de CO2 de un 40 por ciento'.

Aunque la inmensa mayoría de las promotoras inmobiliarias españolas han empezado a promover viviendas bioclimáticas, Urquía señaló que 'lo son parcialmente', al incluir sólo algunos elementos propios de este tipo de edificación.

Entre ellos, en función de la facilidad de su implantación o menor coste, destacan la iluminación natural, el aislamiento o la ventilación cruzada, frente a los más difíciles o caros que son los materiales bioclimáticos en fachadas, el techo solar o el efecto invernadero.

'Los promotores explican este retraso en la edificación bioclimática en España con el argumento de que son pocos los consumidores que requieren este tipo de viviendas, y la publicidad que se hace al respecto también es escasa, por lo que pasa desapercibida para la opinión pública en general', apuntó Urquía.

Este experto lamentó que la concienciación medioambiental en España no sea tan mayoritaria como en otros países europeos.

Sin embargo, 'gran parte' de la arquitectura tradicional funciona según los principios bioclimáticos, ya que hace años, recordó, 'cuando las posibilidades de climatización artificial eran escasas y caras', los ventanales se orientaban al Sur en el Norte de España, se usaban materiales con determinadas propiedades térmicas -como madera y adobe- en el suelo, o se encalaban las casas andaluzas.


fuente http://blogs.periodistadigital.com/ladrillos.php/2006/07/19/la-casa-ecologica-del-futuro-ahorrara-un